Martes 4 de Octubre de 2022
  • UF: $34.312,76
  • Dólar: $955,42
  • Euro: $936,14
  • IPC: 1,20%
  • UTM: $60.310,00

El ex Presidente Eduardo Frei Ruiz-Tagle confirmó este viernes que votará Rechazo en el plebiscito del 4 de septiembre, asegurando que aunque valora el trabajo realizado por la Convención Constitucional, tiene «discrepancias insalvables sobre varios contenidos» de la propuesta de nueva Carta Fundamental.

A través de una declaración pública, el ex mandatario entregó las razones de su postura para inclinarse por la opción de rechazar, advirtiendo que siempre ha sostenido «la necesidad de que Chile tenga una nueva Constitución, que sea más democrática, justa e inclusiva».

En esta línea, recordó que durante su gobierno (1994-2000) envió al Parlamento «varios proyectos de reforma de la Constitución de 1980, desafortunadamente todos fueron rechazados por la oposición. Años después, voté favorablemente las enmiendas que modificaron gran parte de los enclaves autoritarios. Fue un gran paso, pero insuficiente».

«VALIOSO» TRABAJO DE LA CONVENCIÓN, PERO CON «DISCREPANCIAS INSALVABLES»

Frei Ruiz-Tagle aseguró en su escrito que en el plebiscito «Aprobar o rechazar son opciones igualmente legítimas y viables», pero que -en su opinión- la propuesta de texto constitucional tiene cuatro ejes que considera que «comprometen la pazel desarrollo y la prosperidad de nuestro país«: sistema político poco equilibrado, riesgo para los jueces, problemas en la regionalización y la plurinacionalidad.

En detalle, explicó que el «sistema político propuesto no establece un adecuado equilibrio y división de poderes, crea una Cámara omnipotente y está expuesto a que una mayoría ocasional que controle la presidencia y la Cámara política, pueda avanzar hacia un régimen dictatorial de los que en el mundo están siendo frecuentes».

«Aún cuando el texto optó por mantener el régimen presidencial, se debilitaron las atribuciones del Presidente de la República, especialmente al compartir la iniciativa exclusiva para iniciar debates legislativos sobre determinadas materias, y al debilitar excesivamente su capacidad de veto. Tampoco comparto que el Presidente pueda ser reelegido», acusó en su declaración.

A esto sumó que el texto «arriesga que los jueces sean controlados políticamente a través del Consejo de la Justicia. Juzgo inadecuada su composición fuertemente política y su enorme cúmulo de facultades, que van desde el nombramiento, pasando por la potestad disciplinaria, la gestión administrativa, la revisión de sus actuaciones, su traslado y remoción».

«Me parece improcedente que los Fiscales Regionales sean elegidos por el Fiscal Nacional a propuesta de las Asambleas Regionales. La independencia y no politización del Poder Judicial es crucial pues cada vez más las dictaduras se inician y luego se consolidan mediante la captura de la judicatura, profundizó Frei con respecto a esta materia.

Mientras que un tercer asunto que cuestionó es que «compartiendo la preocupación de por la regionalización, la forma concreta de su propuesta hace que se frustre por una superposición de autonomíasde legislaciones de distinto origen, una plétora de asambleas y, además, comete el error de no haber puesto el acento en el fortalecimiento de los alcaldes y gobernadores».

Finalmente, el también ex senador advirtió que «la plurinacionalidad en la forma que está propuesta puede ser una amenaza al Estado unitario y a la igualdad de derechos de los habitantes del país. El poder que se entrega a los pueblos originarios para vetar iniciativas administrativas o legislativas, constituye un privilegio que no tiene el resto de la ciudadanía».

«EXHORTO A CUMPLIR CON LOS OBJETIVOS DEL ACUERDO POR LA PAZ Y NUEVA CONSTITUCIÓN»

De todas maneras, el ex Presidente señaló que «hay elementos en el trabajo de la Convención Constitucional que son valiosos«, entre ellos están el «tránsito hacia un Estado Social y Democrático de derechos, a la ampliación de los derechos sociales, al reconocimiento de los pueblos originarios y la multiculturalidad, a los derechos de las minorías sexuales, a la supresión de las leyes supramayoritarias, y a la definición de nuevas formas de participación».

«En lo económico respaldo el fin del Estado subsidiario. Y ciertamente, valoro el fortalecimiento de los derechos de la mujer, la preocupación más profunda por el cambio climático, y la aparición de otros derechos, particularmente aquellos asociados a las nuevas tecnologías», destacó.

Las discrepancias con el texto -indicó- lo llevan a votar Rechazo, aunque exhortó «a todos quienes comparten esta posición a comprometerse para cumplir con los objetivos del Acuerdo por la Paz y la Nueva Constitución de noviembre de 2019, de contar con una Nueva Carta Fundamental».

«Rechazo con un llamado a identificar aquellos aspectos de la propuesta de la Convención que deben ser parte de un acuerdo amplio sobre una reforma constitucional, (para) que (se) los incorpore en el menor plazo posible», afirmó Frei Ruiz-Tagle.

En la parte final de su declaración, el ex parlamentario aseguró que «una historia de más de 50 años en política y de tradición republicana, hacen ineludible la responsabilidad de manifestarles a mis compatriotas la importancia de proteger nuestra democracia de iniciativas que la debiliten, sometiendo a nuestra institucionalidad permanente a la discreción de mayorías políticas coyunturales».

«Nuestra Patria ha aprendido de muchos dolores, hoy debemos jugarnos por un futuro que nos incluya a todos, que nos una como una sola nación con diferentes culturas, que nos garantice el orden con libertad, que respete la dignidad y promueva la igualdad de todas y todos, para el bien de las actuales y futuras generaciones», cerró su escrito.

REACCIONES A LA POSTURA DE FREI

Esta postura tuvo diversas reacciones en el mundo político, una de ellas fue la del diputado Tomás Hirsch (Acción Humanista), parte del comando oficialista por el Apruebo, quien cuestionó «la distancia» entre Frei Ruiz-Tagle y su padre, «el gran Eduardo Frei Montalva, que se jugó la vida literalmente por la democracia, los derechos humanos e impedir que se instaurará la constitución de la dictadura del general Pinochet».

Mientras que desde el Partido Republicano, su presidente Rojo Edwards, afirmó que «es muy decidor que los máximos referentes de partidos que estuvieron por el apruebo hoy estén rechazando o pensando votar en blanco«.

«Pareciera que un porcentaje muy importante de la izquierda, que no tiene compromisos ni intereses con este gobierno, reconoce que la propuesta es mala y dañina para el país», puntualizó el senador.

Share

Leave a Reply