Martes 4 de Octubre de 2022
  • UF: $34.312,76
  • Dólar: $955,42
  • Euro: $936,14
  • IPC: 1,20%
  • UTM: $60.310,00

La primera jornada de diálogo entre el Gobierno de Ecuador y el movimiento indígena concluyó este lunes sin un resultado definitivo, luego de que el Ejecutivo se resistiera a aceptar una mayor reducción del precio de las gasolinas, la principal demanda para poner fin a una protesta social que cumple dos semanas.

Ambas partes, que avanzaron en varios temas, se volverán a reunir la mañana de este martes en un salón de la Basílica del Voto Nacional, la sede de las conversaciones auspiciadas por el presidente de la Asamblea Nacional (Parlamento), Virgilio Saquicela, y la Iglesia católica.

El propio Saquicela, al hacer un balance de la primera jornada, felicitó a los delegados del Gobierno y del movimiento indígena por sentarse en una mesa de diálogo tras quince días de una protesta social que se ha concentrado en Quito.

No obstante, la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) aseguró que el paro nacional al que convocó desde el pasado 13 de junio continuará hasta que el Gobierno ofrezca soluciones a las demandas del pueblo.

Saquicela dijo estar seguro de avanzar en la segunda ronda de diálogo y señaló que con esa posibilidad saldrán «ganadores absolutamente todos».

DOS DEMANDAS FUNDAMENTALES
La Conaie, que convocó al paro nacional indefinido con un pliego de diez demandas al Gobierno, dejó en dos las demandas fundamentales, luego de que el Gobierno diera respuestas parciales a las otras peticiones.

Ampliar la reducción del precio de las gasolinas y frenar la expansión minera y petrolera, sobre todo en la Amazonía, fueron las dos demandas en que se centró el debate.

La Conaie calificó de insuficiente la oferta del presidente Guillermo Lasso de reducir en 10 centavos de dólar el precio del galón (3,78 litros) de gasolina extra o regular y del diésel.

El movimiento indígena y las demás organizaciones sociales exigen que la gasolina extra se reduzca de 2,50 a 2,10 dólares el galón, y que el diésel pase de 1,90 a 1,50 dólares, para aliviar al crítica situación económica que padecen al mayoría de ecuatorianos.

El ministro de Gobierno, Francisco Jiménez, que calificó las demandas como «causas justas», luego de escuchar los argumentos de los indígenas y, tras una consulta en el Palacio presidencial, anunció que el Ejecutivo no podía resolver el pedido principal de incrementar el subsidio a las gasolinas, lo que implicaría abaratar su coste.

«Estamos dispuestos a escuchar una propuesta de subsidio focalizado», ya que actualmente esa ayuda estatal alcanza los 3.226 millones de dólares al año, lo que supone el 13,2 % de los ingresos del presupuesto general del Estado, explicó.

RENUNCIAN A EXTENDER ACTIVIDAD PETROLERA
Ese monto es similar al presupuesto para la educación o la salud y el Gobierno no está dispuesto a asumir un resultado que puede «condenar al Estado a la ineficiencia y a la quiebra», agregó el ministro y remarcó que el Ejecutivo sí ha aceptado derogar el decreto 95 que permitía extender la actividad petrolera.

Asimismo, dijo que el Gobierno se abstendrá de presentar nuevos proyectos mineros en áreas protegidas y en zonas intangibles en la Amazonía donde viven pueblos en aislamiento.

En réplica, el presidente de la Conaie, Leonidas Iza, se lamentó de la respuesta del ministro y dijo no comprender cómo un Gobierno puede pedir al movimiento indígena que elabore una política de subsidios que es responsabilidad del Ejecutivo.

Iza, además, señaló que pese a los avances en la segunda petición sobre la minería, el Gobierno no ha aceptado la petición para frenar actividades mineras en zonas de recarga hídrica y territorios ancestrales.

También pidió que se ponga fin a la «criminalización de la protesta» y que se separe del Gobierno al ministro del Interior, Patricio Carrillo, por su «actitud de odio» contra el movimiento indígena.

Share

Leave a Reply