«Es un gesto de generosidad». De esta forma, el secretario general de la Conferencia Episcopal y administrador apostólico de Rancagua, monseñor Fernando Ramos,

RANCAGUA, (ORBE).- «Es un gesto de generosidad». De esta
forma, el secretario general de la Conferencia Episcopal y
administrador apostólico de Rancagua, monseñor Fernando
Ramos, valoró la decisión dada a conocer el sábado por el
arzobispo de Santiago, cardenal Ricardo Ezzati, quien

finalmente optó por no encabezar el Tedeum Ecuménico de
Fiestas Patrias.

Según expresó este lunes el obispo Ramos a T13 Radio, Ezzati
se dio cuenta de la «polémica que se estaba suscitando en
torno a la presencia de su persona» en la ceremonia «que
conmemora la independencia de nuestro país».

Y es que, tal y como lo señaló el presbítero, la decisión del
cardenal se da en medio de la tensión generada producto de
que él liderara el Tedeum -tarea que le corresponde en su
calidad de arzobispo de Santiago-, considerando que fue
citado a declarar ante el Ministerio Público como imputado
bajo el delito de encubrimiento.

Esto provocó que algunos parlamentarios, como la presidenta
de la Cámara, Maya Fernández, hayan anunciado que no
participarían de la instancia si es que esta era encabezada
por Ezzati. Incluso, desde el Gobierno pusieron en duda la
participación del Presidente, Sebastián Piñera, en el acto.

Ante esto, Ramos señaló que el cardenal «dio un paso al
costado, desde ese punto de vista, lo valoro, porque
efectivamente tiene un preocupación pastoral para resolver
esta situación que se está produciendo».

Quien presidirá la ceremonia en reemplazo de Ezzati será el
deán de la catedral de Santiago, el sacerdote Juan de la
Cruz.

Respecto a los cuestionamientos que han surgido en contra de
Ezzati por su calidad de imputado por presunto encubrimiento
de abusos por parte de miembros eclesiásticos, Ramos sostuvo
que «existe una confusión muy grande en muchos términos».

«Imputado significa que está siendo investigado por un hecho
que puede haber una acusación o la fiscalía considera
oportuno investigar, y esa es la condición del cardenal
Ezzati. Pero en los medios aparece prácticamente como
condenado. Es un cruce interpretativo poco serio en muchas
personas que han opinado», recalcó el administrador
apostólico de Rancagua.

Comentarios